Corte con sierra

Se fija la pieza al banco de trabajo, utilizando gatos o el tornillo de banco, para evitar que las piezas no se muevan ni vibren mientras trabajamos.

En el caso de trabajar con tableros o piezas grades, lo más conveniente es sujetarlos en posición horizontal sobre el banco de trabajo con varios gatos o sargentos.




Se adopta la posición adecuada, que debe ser cómoda y debe permitir sujetar la pieza con una mano y mover el serrucho con la otra.


Se inicia el corte con la punta del serrucho inclinada hacia abajo y apoyando la parte más próxima a la empuñadura sobre el borde de la pieza que queremos cortar. Con la hoja del serrucho en esta posición, se dan ligeras pasadas hacia atrás, guiando la hoja con el pulgar de la otra mano, hasta que se forme un surco.


Al cortar perdemos unos milímetros de material algo más del espesor de los dientes de la herramienta), por lo que para obtener lar medidas exactas, debemos realizar el corte por el exterior de la línea trazada en el material.



Se corta con un movimiento de vaivén presionando la hoja contra la pieza al avanzar y dejando de presionar al retroceder.

Al final del corte, para evitar que la madera se astille, se sujeta la pieza por el extremo y se dan las últimas pasadas con suavidad.


Al terminar repasaremos los bordes con la lima.