Microrruptor o final de carrera

Dentro de los componentes electrónicos, se encuentra el final de carrera o sensor de contacto (también conocido como "interruptor de límite"), son dispositivos eléctricos, neumáticos o mecánicos situados al final del recorrido o de un elemento móvil,  como por ejemplo una cinta transportadora, con el objetivo de enviar señales que puedan modificar el estado de un circuito. Se accionan cuando se oprime un pequeño pulsador, una palanca o un pequeño rodillo.

Microrruptor o final de carrera

Internamente pueden contener interruptores normalmente abiertos (NA), cerrados (NC) o conmutadores dependiendo de la operación que cumplan al ser accionados, de ahí la gran variedad de finales de carrera que existen en mercado.
Constitución interna de un microrruptor
Los finales de carrera están fabricados en diferentes materiales tales como metal, plástico o fibra de vidrio. Por lo cual hay que tener precaución al soldar sus contactos, debido a que el calor puede estropear  dichos contactos.

Funcionamiento

Como puede verse en la figura, disponen de tres patillas: el común, normalmente marcado con C, que es el contacto fijo; el NA, normalmente abierto, que en posición de reposo está abierto pero que se cierra al accionar el interruptor, y el NC, normalmente cerrado, que opera al revés, cierra el interruptor en reposo y lo desconecta cuando se activa.
Esquema y funcionamiento del final de carrera

Ventajas e Inconvenientes

Entre las ventajas encontramos la facilidad en la instalación, la robustez del sistema, es insensible a estados transitorios, trabaja a tensiones altas, debido a la inexistencia de imanes es inmune a la electricidad estática.

Los inconvenientes de este dispositivo son la velocidad de detección y la posibilidad de rebotes en el contacto, además depende de la fuerza de actuación.



A continuación vamos a ver una imágenes de diferentes proyectos que incorporan finales de carrera.

Puerta corredera.



Ascensor


Casa con ascensor