La polea reductora

La polea reductora es un operador compuesto de un motor y una polea doble que están unidos mediante una correa.


Se emplea para transformar el movimiento rápido y con poca fuerza, del motor en el movimiento, más lento pero con mayor fuerza de la polea.

Entre otras aplicaciones, la polea reductora sirve para construir mecanismos que son capaces de elevar pesos, vehículos que se desplazan, etc... empleando para ello motores de poca potencia

Cómo construir una polea reductora

Si no se tiene una polea, se puede fabricar una utilizando cartón o contrachapado de 10 mm de grosor. El tamaño de esta polea dependerá de la carga y velocidad, cuanto mayor sea la carga, tanto mayor deberá ser el radio de la polea.



Se coloca la polea en un eje, fijando la polea a dicho eje, tiene que quedar solidaria a dicho eje. Si el eje se ha fabricado utilizando varilla roscada, la polea se fija mediante tuercas y arandelas.

A la hora de colocar el motor eléctrico , se tendrá en cuenta que:

Si el motor está muy lejos de la polea, cuando se unan, la goma elástica que los une quedará muy tensa y al motor le costará más trabajo hacer girar la polea.

  • Si el motor está muy próximo a la polea, la goma que los une estará poco tensa, el motor patinará y la polea no se moverá.

  • Si el eje del motor y el de la polea son convergentes, cuando giré el motor la gomilla se escapará .

  • Si el eje del motor y el de la polea son divergentes, la gomilla rozará con el motor y le hará perder fuerza.

Una vez que sabemos cuales son la posición y distancia adecuadas, se fija el motor a la base. Fijar el motor a la base

Se conecta la correa de la polea con el eje del motor.

No hay comentarios: